Conquista del Perú

Previamente a la conquista del Perú, el territorio fue controlado por los incas. Este era un pueblo que había extendido su imperio (Tahuantinsuyo) desde el Perú, pasando por lo que es ahora Colombia, hasta Chile, convirtiéndose así en el más extenso de toda la América prehispánica.

Los incas eran comandados por un emperador, quien era dueño y señor de todo lo que se hallaba dentro de los límites de su dominio. La capital estaba ubicada en Cuzco. Los últimos mandatarios fueron los hermanos Atahualpa y Huáscar, quienes se enfrentaron en una guerra civil por el poder. El primero resultó vencedor y se apoderó de Cuzco.

La expedición

conquista del perú

La conquista del Perú tuvo su origen en la Panamá del siglo XVI, de la mano del explorador analfabeto Francisco Pizarro, junto al cura Hernando de Luque y Diego de Almagro.

En 1532, los españoles llegaron Cajamarca después de dos intentos sin éxito. Debido al conflicto que se desarrollaba en el imperio, no les costó mucho entrar al territorio para buscar nuevas riquezas. Luego de esto, apresaron a Atahualpa.

Al inca se le daría la libertad si entregaba el oro y cambiaba su fe al catolicismo. La primera condición la cumplió. Respecto a la segunda, Atahualpa no creyó que la Biblia contuviese la palabra divina y por ello fue ejecutado.

Un año después, los españoles se apoderaron de Cuzco y nombraron a un nuevo sucesor. Tras establecerse la colonia, nombraron a Lima como la capital.

Factores que contribuyeron

Uno de los grandes aliados de los españoles durante la conquista del Perú fueron los huancas, etnia enemiga de los incas.

Lee también:  Etapas de la historia del Perú

Otro de los factores fue la superioridad tecnológica con la que contaban los conquistadores, las enfermedades que trajeron de Europa y diezmaron a la población indígena, y los conflictos internos que fragmentaron la estabilidad del imperio inca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *